Joven quien tres años fue explotado, escapó y se reencontró con su padre

0
96

Una de las maneras de contrarrestar la trata de personas es denunciándola. Las víctimas, en su mayoría son menores de edad que provienen de caseríos o de comunidades nativas, según los casos más recientes, como el del joven indígena James Gonzales Izuriata (19), quien fue traído desde Atalaya a Pucallpa hace 3 años, por un sujeto conocido como “Patrón”, para posteriormente ser abandonado a su suerte.

Este contenido está bloqueado

¡Inicie sesión para desbloquear el contenido!

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí