Es difícil vivir del arte en Ucayali

0
71

Chonon Bensho es una artista plástica nacida en una comunidad nativa de Yarinacocha, que fue reconocida a nivel nacional luego de que se convirtió en la primera mujer indígena del Perú en ganar el Concurso Nacional de Pintura que organiza el Banco Central de Reserva del Perú a través del Museo Central (MUCEN). Chonon habló sobre la ‘sobrevivencia’ de los artistas en Ucayali.

VER TAMBIÉN:Ucayali estará presente en Nacional de Vóleibol Playa

¿Consideras que es difícil vivir del arte en la región?

Sí, es difícil para los artistas vivir del arte en Ucayali. Cuando estaba en la escuela participaba de algunos grupos donde nos hacían mostrar nuestros trabajos, juntábamos algunas mujeres, exponíamos y veía que no hay apreciación del arte. Por lo que creo que es algo cultural, lo que pasa es que hay mucha desvinculación con las raíces, la gente no sabe de dónde viene. No hay una valoración. En Pucallpa no vendo nada, nunca lo voy a vender, por la no valoración a lo que uno hace.

¿El escaso consumo del arte obliga a que los artistas tengan otros oficios para que puedan subsistir?

Los artistas buscan otros oficios porque no hay otra salida de venta de sus trabajos, si las autoridades se sentirían orgullosos de sus artistas, serían los primeros en juntarlos y brindar espacios para que puedan expresar sus corazones y reconocerlos. Acción que ocurría si hubiera esa valoración desde la cultura misma, pero ese es un tema muy complejo, porque la falta de cultura inicia desde la limpieza.  

¿Crees que los artistas ucayalinos tienen que migrar para triunfar?

No, si uno quiere salir adelante lo primero que tiene que hacer es realizar las cosas en su propio lugar, es difícil salir del país y la región, pensamos que es fácil y no lo es, es mejor empezar de nuestros lugares de nacimiento y formar nuestras raíces con la de nuestros abuelos, que son nuestros árboles.

¿El arte indígena es valorado en las comunidades nativas?

Me di cuenta que en los shipibos muchos ven un arte como una pérdida de tiempo. Cuando entré a estudiar arte muchos se rieron y burlaron de mí, porque en los shipibos está que el joven tiene que ir al instituto o a la universidad. Creo que, si uno quiere estudiar algo, tiene que ser algo que le gusta de corazón. Estudiar arte es algo que te llena un vacío, es una cosa personal.

¿Cuál es el rol de la mujer en el arte?

Cuando entré a la escuela había más varones que mujeres, pero hasta la fecha, creo que es depende de cada uno. Sin embargo, considero que las mujeres estamos saliendo adelante, ahí viene la forma de como nosotras como mujeres tenemos que llevar este mensaje a otras mujeres, podemos ser como un canon, es un rol importante que tenemos en el arte.

El reconocimiento que ganaste, ¿cómo te beneficia como artista indígena?

El beneficio fue para todos. Soy shipiba y soy artista, en eso cambia todo, lo importante para los artistas es que los reconozcan como tales. Y me reconocieron como artista, ese es un logro personal y un logro colectivo porque nací en Ucayali, y eso benefició a la región y a la etnia shipiba, pero creo si hubiera participado en los años anteriores nunca hubiera ganado.

¿Por qué lo dices?

Antes el arte indígena era encasillado en la artesanía, actualmente ven al arte indígena realmente y eso tiene un valor. Estamos logrando llegar a espacios reducidos y este cambio favoreció a que los pueblos indígenas sigan adelante. El propósito es que el arte indígena ya no sea visto como una artesanía, sino como personas con talentos, que tengan espacios donde se puedan mostrar y dialogar con otras culturas, no solamente indígenas, culturas de diferentes países.

¿Mencionas que evolucionó la apreciación del arte indígena?

Sí, en el 2008 los trabajos artísticos indígenas fueron declarados patrimonios culturales, pero sentí que desde el 2021 tenía más fuerza, el arte indígena está más presente en todos lados. Muchas veces nos vieron como exóticos, a la fecha se está centrando al arte con mucho respeto.

MÁS

Chonon Bensho, tiene 29 años y una hija, ella labora desde su hogar, la comunidad nativa Santa Clara. En el 2018 se graduó como artista plástica de la escuela artística Mesa Sarabia.

Deja un comentario