Los pleitos por pasajeros, la carencia de servicios higiénicos, de energía eléctrica y la decisión de que las empresas interurbanas se sigan quedando en el centro de Pucallpa, motivó a un grupo de transportistas amenazar con dejar el terminal terrestre y regresar a la avenida Centenario. Un plazo de 24 horas, dio Ricardo Macuri Castañeda, presidente de la Asociación de Transportistas Interprovinciales de Ucayali (ATIRU), a la Municipalidad Provincial de Coronel Portillo (MPCP), para que solucione estos problemas, de lo contrario, regresarán al centro de la ciudad. “Existen varios problemas que estamos afrontando desde el día de la inauguración del terminal terrestre, esto es un malestar. Nosotros vamos a dar 24 horas de plazo a la MPCP y si no se arregla esto, nosotros estamos volviendo a nuestros terminales en el centro”, dijo el dirigente transportista. PROBLEMÁTICA Macuri acusó a la Subgerencia de Tránsito de haber cerrado los terminales de las empresas asociadas al ATIRU ubicados en el centro de la ciudad de forma ‘autoritaria y abusiva’, pese a que tienen permiso para vender pasajes y seguir atendiendo a los usuarios. Paradójicamente, la municipalidad acordó con las empresas interurbanas que estas sigan operando en el centro de la ciudad, cuando el acuerdo por las partes, fue que todos saldrían del centro de Pucallpa. En el caso de los interurbanos se trasladarían desde el kilómetro 4 en adelante. “Entonces nosotros somos los únicos tontos que estamos acá [en el terminal] y eso no puede ser, se acordó que los interurbanos iban a salir a la altura de ‘Micaela’ y más adelante, para no seguir creando malestar a la ciudad, pero ayer hicieron otro acuerdo y ya no van a salir”, refutó. Otro problema son los constantes confl ictos entre las asociaciones que ocupan el terminal: La Asociación de Transportistas Terrestres de la Región Ucayali (ATTRU) y ATIRU. Ya que ambas empresas se vienen agrediendo verbalmente e incluso a golpes por la disputa de usuarios. “No hay una autoridad que vele por el bienestar, existen problemas entre cho feres y jaladores que se están peleando por los pasajeros e incluso han llegado a la agresión fí sica, esto está trayendo malestar”, lamentó. Sumado a que no están operativos los servicios higiénicos para los usuarios y transportistas, y que no hay electricidad en el terminal. “Hay un desorden total, no hay una autoridad que ponga orden. Este es un problema social, simplemente nos han venido a votar y que vivamos como podamos”. Finalmente el transportista indicó que todo este problema se tocó en el momento oportuno, es decir antes del traslado, y culpó a Agner Gordon, subgerente de Tránsito del caos, y recalcó que dan 24 horas de plazo y si no se arregla la situación regresarán al centro de la ciudad. ALI RODRIGUEZ

Comentarios